Lima, oct. 08. El pleno del Congreso aprobó la Ley para la Promoción de la Agricultura Familiar, cuya finalidad es mejorar la calidad de vida de las familias del campo, reducir la pobreza del sector rural y orientar la acción de los organismos competentes en los distintos niveles de gobierno.

 El proyecto, que recoge iniciativas de los parlamentarios Wuiliam Monterola (UR), Claudia Coari (DD), Modesto Julca (PP) y Normal Lewis (UR), recibió 80 votos a favor y fue exonerado de segunda votación.
Durante la sustentación del dictamen, el secretario de la Comisión Agraria, Manuel Merino de Lama (AP-FA), señaló que la norma tiene como finalidad establecer las responsabilidades del Estado en la promoción de este sector.
Esos objetivos se cumplirán con la implementación de políticas que mejoren el acceso a los recursos naturales productivos, técnicos y financieros, articulación estable y adecuada con el mercado, y que garanticen la protección social y el bienestar de las familias y comunidades dedicadas a esta actividad sobre la base de un manejo sostenible de la tierra.
Destacó que este sector es importante porque tiene directa injerencia en la seguridad alimentaria, la protección de la biodiversidad, el uso sostenible de los recursos naturales, la dinamización de las economías locales, la contribución al empleo rural y la vigencia de las comunidades.
Merino de Lama señaló que la agricultura familiar es el sustento económico de miles de familias y da empleo al 79 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) del sector agropecuario, lo que significa que más de tres millones de pequeños productores trabajan en la agricultura.
Dijo que la agricultura en el país significa autoempleo, porque quien tiene un pequeño espacio de tierra cultivable, de dos o menos hectáreas, lo explota principalmente para el autoconsumo o para venta en los mercados locales, con la participación de los integrantes de la familia.
Señaló que la actividad agropecuaria proporciona trabajo a 180,500 personas en forma permanente y 13 millones 868,400 eventuales.
Consideró que para que la pequeña agricultura pueda elevar su demanda de empleo debe promoverse el ingreso a actividades de poscosecha y transformación, es decir, darle valor agregado a la producción.
(FIN) NDP/FHG
GRM

Publicado: 08/10/2015

WWW.Andina.com.pe

Compartir via: